Tras la destitución de Barbara Resch, se realizó pericias caligráficos que determinaron que la firma de la consejera era falsificada, con esto volvería a retomar su cargo perteneciente al Bloque de Cambiemos.

 

Resch había comenzado a realizar averiguaciones por la utilización del Fondo de Financiamiento Educativo, esto había causado malestar en la presidenta del Consejo Escolar Mónica López de Paul y sus compañeras del Frente para la Victoria. 

 

Al momento de comenzar sus tareas, (después de varias "trabas" para asumir) le entregan un cuaderno, cuando este se le termina, consulta para acceder a otro. La respuesta fue realizar una firma con el sello correspondiente, Resch agrega que era la única consejera que no contaba con firma para retirar productos de librería.  Una vez realizada la nota con un sello de la Secretaría Técnica Noemí Avellaneda, compra en la librería una agenda, dos marcadores un lápiz. 


Después de esto no le aceptan la firma ni el ticket, en el consejo escolar, señalando que es falsa. Bárbara Resch apunta: "no me querían dentro y fue la manera que encontraron para sacarme".

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »