Lo cuenta Luis, el hermano de María Cristina Idalgo, la vecina de Las Gaviotas que fue víctima de mala praxis en el hospital municipal, al ser atendida por una médica de guardia cuando acudió por adormecimiento en una pierna. La doctora le dijo que tenía una contractura y la derivó al traumatólogo, quien se dio cuenta que tenía un problema neurológico. Ahora espera una cirugía de cerebro en terapia intensiva en la Clínica Belgrano de Mar del Plata.

      Primero fue su ex marido, ahora es su hermano quien da detalles de la pesadilla que vive María Cristina Idalgo, una encargada de un complejo de Las Gaviotas que recurrió el sábado pasado a la guardia del hospital municipal de Villa Gesell por sentir adormecimiento en una pierna.         La médica que atendió a Idalgo en la guardia, de apellido Herman, erró en el diagnóstico y a partir de ese momento la mujer de 42 años y mamá de un nene de 8, entró a sentirse cada vez peor debido a que empezó a tomar diclofenac en un cuadro de accidente cerebrovascular hemorrágico, que fue descubierto gracias a que la atendió un traumatólogo que al darse cuenta de su problema la derivo de forma urgente a Mar del Plata.      

 

Luis, que está con su hermana desde un primer momento, en comunicación con este medio, afirmó sobre lo sucedido en el hospital: “No debería pasar, no tiene que pasar más y no puede quedar impune. Que la persona, esta doctora tiene que hacerse cargo de lo que hizo porque le puede pasar a próximas personas”.

 

 

 

    En medio de la conmoción que atraviesa la familia, Luis expresa: “Cuando te estafa un médico es una estafa en todo sentido, es moral por tu condición de no profesional. Ella se fue a su casa sin poder moverse bien creyendo que tenia que tomarse un diclofenac. Era un remedio que la estaba matando literalmente, que le estaba llenando la cabeza de más sangre porque le levantaba la presión”.        

 

El hombre relata que María Cristina le pregunto a la doctora que se sentía mas mareada y ella le dijo que era producto del diclofenac, que era producto del medicamento que le subía la presión y que se quedara tranquila”.

 

 

 

Firme a pesar del dolor por ver a su hermana en terapia intensiva, afirmó: “Hay que hacer algo con esa doctora, ellos estudian para que esto no pase. Estoy consternado, Cristina tiene 42 años y tiene un chico chiquito, para el su vida es su madre”.

 

 

 

Cuando Luis repasa los acontecimientos, detalla concretamente: “Tres días pasó con su cerebro sangrando y tomando un remedio para que le sangre aun más”.

 

 

 

Cuenta que la médica la mandó al traumatólogo por la contractura que creía que tenía, que le dieron turno para dos días después y que el la llevó. “El médico le dice… lo tuyo no es motor es neurológico”, repasa. Y agrega: “Flaco, llevátela ya a Mar del Plata”, fue la orden del especialista.

 

 

 

 

“La subí al auto y nos vinimos a la Clínica Belgrano donde en la guardia tuvimos que esperar y cuando la ve la doctora y le pregunta cuánto hace que está así, mi hermana le dice tres días”, relata Luis.

 

 

 

 

En ese mismo momento los médicos le realizan una tomografía y Luis cuenta que un médico le dice: “Tu hermana tuvo un ACV hemorrágico”. Así fue que quedó internada en terapia intensiva y hasta ayer por la noche, a la espera del resultado de una resonancia magnética que determinará la realización de una cirugía en la cabeza.

 

 

 

 

Sobre la visita del secretario de Salud del municipio, Luis comenta que los escuchó y les dijo que “iban a tomar cartas en el asunto”. Para él no es más que lo que deben hacer, ya que considera que “es su cargo y es lo que tienen que hacer”.

 

 

 

 

Los hermanos de María Cristina también harán lo que tienen que hacer cuando llegue el momento. “Ahora nos interesa nuestra hermana”, expresó Luis en representación de la familia.

 

 

FUENTE: Jorgelina Mena, Por la 3 Derecho.

 

 

 

 

 

 

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »