LA EMPRESA LLEVA CUATRO DÍAS DE PARO Y LA CIUDAD YA EMPIEZA A SER UN RIESGO PARA LA SALUD.

La medida, que comenzó el sábado, entra en una nueva jornada. Los trabajadores de la empresa encargada de la recolección de residuos reclaman el pago de los salarios atrasados. Por ello, no prestan el servicio y se concentran en el predio de la empresa. Mientras tanto, la administración Barrera continua su pelea con el empresario Gustavo Pereyra y aun no le ha abonado el canon. Desde ayer, se pudo ver como el municipio está aplicando un plan de contingencia con el fin de levantar los residuos domiciliarios.

(fuente minutog)

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »