Alma Mía Sandoval, una pequeña geselina de solo cuatro años de edad, falleció en el Sanatorio Güemes, de Capital Federal, tras una operación de Fontan, técnica utilizada para tratar diversas cardiopatías congénitas. La niña fue operada el martes 24, y falleció el jueves 26.

Sus padres, en medio del inmenso dolor de la pérdida, decidieron su traslado a Villa Gesell para ser sepultada en el Cementerio Local, pero cuando estaba concluyendo el servicio y se disponían a la sepultura, se descubrió que en el certificado de defunción había señales de que podía tratarse de un caso de mala praxis.

El padre de la menor viajó a Buenos Aires para radicar la denuncia, a la que se agregó además la presunta alteración del acta de defunción médica.

La causa fue radicada en el Juzgado el Criminal y Correccional Nro. 56, Fiscalía Nro. 53.

FUENTE: El Fundador

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »